¡Nos vamos de picnic!

CADA SEMANA, UNA AVENTURA

¿Llega el fin de semana y solo tenéis ganas de estar en casa tranquilos? Os entiendo. La rutina de la semana fuera del hogar, los horarios establecidos… hacen que cuando llega el fin de semana, solo os apetezca acurrucaros en el sofá y que el día pase sin estar pendientes del reloj.

Pero, ¿y si pudieseis hacer eso mismo pero al aire libre? Disfrutando del contacto con la naturaleza, del buen tiempo, rompiendo de verdad con la rutina del hogar y del trabajo…

Os contaré más ventajas. El contacto con la naturaleza de vuestros pequeños, ayuda a reducir el estrés ante todos los cambios que se van sucediendo en sus vidas. Además, abre un mundo nuevo de posibilidades ante todo lo nuevo que hay a su alrededor. Se vuelven pequeños exploradores, desarrollando su creatividad y destreza.

¿Os suena? Todo eso también lo fomentamos y favorecemos, cuando dejamos que sea él mismo quien investigue con los alimentos que ponemos a su alcance.

Además, exponer a tu bebé al mundo exterior, dejando de lado una extrema higiene o tratar de que todo lo que esté a su alcance sea estéril, refuerza su sistema inmunológico. Por no hablar, de la importancia que tiene la exposición solar durante unos minutos para la síntesis de vitamina D (muy importante también para sus defensas).

 

Os propongo un plan, familia:

  1. Coged una caja de cartón que podáis decorar a vuestro gusto.
  2. Descargad un mapa de vuestra ciudad e imprimirlo o, para ser más respetuosos con el medio ambiente, guardarlo en pdf.
  3. Buscad parques o zonas verdes donde podáis hacer picnic y señalarlos con un círculo de color verde. O bien, si tenéis el mapa impreso, pegarlo en un corcho y con una chincheta verde marcar esos lugares.
  4. Cuando lleguéis a casa después de visitar una “zona verde”, tacharla con una cruz roja o bien, cambiad la chincheta por otra de ese color.
  5. ¿Y la caja? Cada vez que visitéis un lugar nuevo, guardaréis un recuerdo de ese día. Una flor, una hoja que ha caído de un árbol… El dibujo que pintó vuestra hija… O una foto de familia. Esa caja os recordará por qué debéis volver a esos lugares o por qué seguir explorando con vuestra familia y hacer de cada fin de semana, algo más especial que quedarse en casa.

En próximos posts, os daré ideas de preparaciones y recetas que podéis llevaros en estas escapadas en familia. ¡No os lo perdáis!