MOMENTOS ESPECIALES CON NUESTROS HIJOS:SÍ. ALIMENTOS ESPECIALES:NO

Cada momento que pasamos con nuestros hijos es especial para nosotros y para ellos. Sin embargo, el hecho de ser niños no implica que haya determinados alimentos especiales o exclusivos para ellos. Más bien, aquellos que ocupan la sección infantil en el supermercado no son los más indicados.

ellos solo quieren vender

Nos quieren vender que la forma natural de tomar fruta es mediante botellitas de geles. La forma natural de tomar fruta es consumir la pieza de fruta; no consumir geles de frutas. No hay más. En cuanto a que es práctico, no me parece que haya nada más sencillo que coger una pieza de fruta y meterla en el bolso o mochila del peque. Más práctico y más barato que cualquier otra forma de presentación de la fruta.

“Sí, claro, pero a mi hijo no le gusta”. Ante esta afirmación, te pregunto: ¿cómo es el consumo de frutas en casa? ¿Habitual, ocasional, nunca? El ejemplo… ¡El ejemplo lo es todo con los niños! Tenemos por lo menos 5 frutas diferentes esta temporada, ¿de verdad no le gusta ninguna? Si la respuesta sigue siendo un rotundo no, insisto, esos geles no son la solución. No equivalen a una ración de fruta. No, no, no.

Y lo mismo con los zumos. Recientemente la Academia Americana de Pediatría se pronunciaba al respecto: Los zumos de fruta no ofrecen ninguna ventaja nutricional con respecto a la fruta entera. Y los niños menores de un año deben evitar su consumo. EVITAR. Eso son palabras mayores.

¡EL TRIPLE AHORRO, SEÑORES!

¿Todavía no te he convencido? Vaya por Dios… La verdad es que es complicado convencer de algo cuando no tienes todo un Departamento de Marketing y Publicidad a tus espaldas, como sucede con las grandes empresas de la industria alimentaria. Yo solo cuento con el gran sesgo de ser Dietista-Nutricionista y que me importe tu salud y la de tus hijos. Una pena que estas empresas no lo tengan.

Voy a intentarlo de otra forma. ¿Y si te digo que no comprar “alimentos especiales” va a suponer un triple ahorro?

  • Tiempo: si coméis lo mismo, no tienes que preparar mil platos diferentes. El tiempo que ahorras puedes utilizarlo en probar algunas nuevas recetas, por poner un ejemplo.
  • Dinero: vamos a ver… Estos productos no son ni mucho menos baratos. Por ejemplo, los cereales maravillosos sin gluten y sin azúcar, ¡son carísimos! ¿No saldrá mejor comprar alimentos de verdad que además puedan comer el resto de miembros de la familia? Avena, maíz, trigo, arroz… ¡Son cereales!
  • Espacio: el no comprar todos estos botes con frutas, tetrabriks de zumos, cajas de cartón de galletas y/o cereales, etc. dejan un espacio increíble en tu cocina. Haz la prueba. Saca de tu despensa y nevera todos estos productos y déjalos en la mesa. No te lo podías ni imaginar, ¿verdad?

En este caso, lo que resta, suma. Suma salud. Para todos. El haceros conscientes de ello, es una gran labor por parte de los Dietistas-Nutricionistas. Pero finalmente, las decisiones para vuestra familia, son solo vuestras. Las decisiones que tomemos hoy influirán en la salud futura de vuestros hijos y también en sus decisiones.

La industria juega sus mejores cartas, pero tú tienes en tu mano que gane o pierda. No seas un mero espectador. Juega tú las tuyas: infórmate, decide y gana.