FAMILIAS, NO OS JUZGAMOS

Hoy quiero dirigirme a los padres, madres, tíos, tías, abuelos, abuelas… porque me gustaría explicar algo y tratar de dejarlo claro.

Cuando los Dietistas – Nutricionistas compartimos una noticia sobre obesidad infantil y clamamos al cielo por la situación que estamos viviendo; cuando os decimos que mejor que no deis bollería, bebidas azucaradas o energéticas a vuestros hijos; en resumen, cuando manifestamos lo que creemos que es correcto y lo que no, en términos de alimentación infantil, NO OS ESTAMOS JUZGANDO. No puedo hablar por todos mis compañeros, aunque creo que tampoco es su intención, así que lo que aquí expongo es lo que yo pienso.

Sé que a la mayoría de consejos que os damos, lo primero que se os pasará por la cabeza, será “esto no lo puedo hacer”, “seguro que en su casa no lo hace”, “otra persona podría, pero yo en mi situación…imposible” o “qué exagerados, por Dios, yo siempre he comido así y nunca me ha pasado nada…”.

Nuestra intención no es otra que DAR INFORMACIÓN. En el ambiente obesogénico que nos movemos sería muy cruel por mi parte culparos a vosotros (padres, abuelos…) de la alimentación que lleváis y que vuestros pequeños reciben. Solo os pedimos, que en lugar de mirar hacia otro lado y sentiros juzgados, leáis la información que os facilitamos; sin que vosotros también nos prejuzguéis. Tener información es tener PODER para DECIDIR, para no dejar que nos manipulen. Permitíos esa libertad y ese derecho.

Y si creéis o no estáis seguros de que algo debe cambiar en vuestro estilo de vida, preguntad y trataremos de ayudaros y daros las herramientas para que al menos, podáis intentarlo. Preguntad sin miedo a ser juzgados, porque repito: no es nuestra intención.