¿DORMIRÁ MÁS MI BEBÉ SI LE DOY UN BIBERÓN CON CEREALES?

La respuesta, como la pregunta, es breve y sencilla: NO.

Vamos a desmitificar esta práctica tan extendida y muchas veces recomendada por sanitarios…

¿Por qué se despierta más ahora?

Ahora que habíamos conseguido que durmiese más horas de un tirón…desde hace unos días se despierta más a menudo ¡y no consigo que se duerma si no es al pecho/en mis brazos!

Quizás este pensamiento ha rondado tu cabeza en más de una ocasión. Estos cambios forman parte de la maduración del niño. Hacia los tres meses, el sueño evoluciona a fases más adultas y pasa por unas fases de sueño ligero antes de entrar en el sueño profundo. Y cuando llegan a este estado, pueden permanecer más o menos una hora, volviendo a despertarse después.
Es decir, más fases de sueño y dos de ellas son de sueño ligero… ¡Todo se complica más y tu bebé necesita aprender! Forma parte de la maduración de tu bebé.

Para saber más sobre el sueño de vuestros peques os recomiendo leer Dormir sin lágrimas, de Rosa Jové.

Por tanto, ¿qué lugar ocupan los cereales aquí?

Riesgos del biberón con cereales

  1. Quizás no es el momento para iniciar la alimentación complementaria: No olvidemos que la OMS recomienda lactancia materna exclusiva 6 meses y dar esta recomendación puede ocasionar su abandono precoz. Además, se han de cumplir una serie de requisitos para poder comenzar con la alimentación complementaria. Si te lo ha recomendado un profesional sanitario, ¿te ha preguntado, por ejemplo, si se mantiene sentado con poca ayuda o si muestra interés por la comida?
  2. No respetar las señales hambre-saciedad: Eso de “dale biberón con cereales para que aguante más”, suena a obligar a tu bebé a comer más allá de su sensación de hambre, ¿no?. NUNCA se debería obligar a comer a un niño. Debe hacerse a demanda y respetar su sensación de hambre (sea lactancia materna, fórmula, purés o alimentos sólidos lo que ofrezcas a tu hijo).
  3. Riesgo atragantamiento y asfixia: En el biberón no se debe dar nada que no sea leche (la tuya o la de fórmula). El espesor de la fórmula con los cereales aumenta el riesgo de atragantamiento e incluso, asfixia. Tampoco dejes nunca a tu hijo solo tomando el biberón con leche.
  4. Los cereales que debe comer tu bebé son otros: ¿Piensas que los cereales para bebés no llevan azúcares? Pues no es así. La industria alimentaria se las ingenia para que no tengan que declarar que llevan azúcares añadidos. ¿Cómo? Por ejemplo, convirtiendo el almidón en azúcares por un proceso de dextrinación (en la etiqueta suelen indicarse como cereales dextrinados o hidrolizados). Cuando sea el momento ofrece comida de verdad (cereales, pseudocereales, tubérculos…): copos de avena finos, arroz, quinoa, patata, boniato…

Entonces, ¿qué puedo hacer?

– Si dabas lactancia materna, continúa con ésta de forma exclusiva. Y tanto si recibía lactancia materna como fórmula, espera hasta que tu peque esté preparado para comenzar la alimentación complementaria.
– Practica colecho de forma segura. Favorece el contacto con la madre y un mejor descanso para ésta y promueve la lactancia materna.
Paciencia, mucha paciencia. Ya has pasado otras fases (crisis de crecimiento, por ejemplo, ¡y las has superado con éxito!).
Habla con otras madres que estén pasando o hayan pasado por lo mismo.
Pide ayuda a las personas de tu entorno para que puedas descansar.