ENTREVISTA A UNA MUJER LUCHADORA (DÍA MUNDIAL DIABETES 2017)

A través de un comentario en una de las publicaciones que realicé en RRSS, con motivo del Día Mundial de Diabetes (2017), tuve la oportunidad de descubrir a una gran mujer: Gemma. A Gemma le diagnosticaron Diabetes Mellitus tipo 1 a los tres años. Pero mejor que sea ella misma quien os cuente su historia y su experiencia en etapas tan especiales como el embarazo o la lactancia materna.

¿Cuándo te diagnosticaron Diabetes Mellitus tipo 1?

Cuando tenía 3 años mi madre observó que le pedía muy a menudo agua, dos o tres veces seguidas y se le ocurrió bajar a la farmacia a comprar las tiras reactivas de orina que salieron granate, lo más oscuro posible. A mi madre se le ocurrió porque su abuela, tras una operación entró en coma diabético y algo le sonaba. Mi bisabuela era tipo II.

Al ver que salió tan oscuro, fueron al médico de cabecera que no les hizo ningún caso, les mandó hacerme análisis que no les daban el resultado hasta los 8-10 días después. Por el trato que recibieron tan malo, consultaron a un amigo que en ese momento estaba haciendo el MIR y les aconsejó que fueran a urgencias lo antes posible, y fue allí donde me ingresaron. El médico en el hospital les preguntó que cómo lo habían detectado tan pronto, porque en niños tan pequeños era muy complicado saberlo, que la mayoría llegaban en coma diabético.

Pero sólo tenía el síntoma de pedir muy a menudo agua, no perdí peso, ni a mi madre le llamó excesivamente la atención que fuera mucho al baño.

Empecé con insulina de páncreas de cerdo, siempre inyectándome, y a día de hoy estoy con una bomba de insulina, desde hace 4 años.

 ¿Cómo fue tu embarazo? ¿Y el pos parto?

Cuando nos planteamos la posibilidad de quedarme embarazada, consulté con el endocrino qué tenía que hacer, ya que los valores pre y post prandiales tienen que ser mucho más rigurosos y ajustados, y en el momento que tuve buenos resultados me “dieron permiso” para intentar poderme quedar embarazada.

En ese momento tenía bomba de insulina. Llevo 4 años y estoy muy contenta, aunque eso depende de la persona, conozco a personas que se sienten más “enfermas“ llevándola. Mi sensación es más de libertad y que he pasado de pincharme 5 veces al día a cambiar el catéter cada 3 días. Llevé un control muy exhaustivo tanto con las comidas como con el ejercicio, me veían una vez al mes el endocrino y me tenían muy controlada. Es cierto que yo no me pasé ni un ápice de lo que me recomendaban. El embarazo era de riesgo por la diabetes, pero en sí no tuve ningún “problema” hasta el 7º mes que empecé a retener líquidos y empezó a subirme la tensión, tanto que me diagnosticaron una preeclampsia leve y al final se me rompió la bolsa en el 8º mes y me hicieron una cesárea.

Gracias al endocrino que me llevó, el responsable del Departamento de Endocrinología del hospital HUA en Vitoria, sabía exactamente qué me iba a ir pasando durante el embarazo con la diabetes. En el primer trimestre era la etapa de las hipoglucemias, por lo que tuve que bajarme mucho la insulina basal y la demanda en las comidas, en el segundo trimestre más o menos, sería lo contrario, hiperglucemias, por lo que tuve que subir la cantidad de insulina, tanto la basal como las de la comida, y por último hacia las 3-4 semanas antes del parto otra vez volvería a las hipoglucemias… y tal cual me lo dijo así pasó. Con la bomba de insulina me resultó muy fácil hacer los cambios y controlarlo.

El hecho de hacerme una cesárea, fue porque desde hace más o menos 10 años tengo retinopatía diabética no proliferante, y no querían ni los médicos ni yo, asumir riesgos en la vista a la hora de dar a luz de manera vaginal con los empujes, por lo que decidimos que fuera cesárea.

Pregunté por los protocolos que tenían en estos casos con la bomba de insulina, pues me preocupaba desajustarme y que el bebé sufriera algún tipo de hipoglucemia al nacer y al final estuve hasta el último momento con la bomba de insulina y sólo durante la cesárea, que fueron 50 minutos estuve sin ella, volviéndomela a poner según salí del quirófano. Mientras estuve sin la bomba me estuvieron midiendo por si necesitaba alguna unidad de insulina rápida.

En cuanto a la lactancia materna, ¿tenías claro que querías amamantar? ¿Tenías dudas, miedos… por tu enfermedad? ¿Y tu entorno?

Sí, lo tenía claro. Si me hubieras preguntado hace tiempo te hubiera dicho que me hubiera dado igual pero a raíz de que un familiar demasiado próximo sufriera un cáncer muy agresivo y leyera que había bancos de leche materna para las personas que están con tratamientos tan fuertes para reforzar el sistema inmunológico, cambié de opinión y vi lo importante que es la leche materna para los bebés y más siendo prematuro como fue nuestro caso.

No me planteé que la lactancia estuviera afectada por la diabetes, pregunté al endocrino y me dijo que no iba a haber más problema que controlar las hipoglucemias, pues el cuerpo me demandaría menos insulina y más comida. Y tal cual fue y en esas estoy.

Si me entró alguna duda fue por el tema de la cesárea y porque fuera prematuro, pero desde el hospital me aconsejaron muy bien y me fui estimulando con el sacaleches y no he tenido ningún problema al respecto.

La enfermedad no me ha creado miedos, soy muy clara con los médicos, y me creo lo que me dicen, también es cierto que soy luchadora y temiendo las hipoglucemias podía haber tirado la toalla pero he puesto empeño, me ha costado lograr el equilibrio, ya llevamos 6 meses con la lactancia y mis controles están bastante bien, con hemoglobina de 6,9 la última vez que me miraron que ha sido esta misma semana.

En cuanto a mi familia, mi entorno, nada más que apoyo he recibido, no se ve ya como un problema con la diabetes sino por el estrés que me pueda causar este ritmo frenético que supone el trabajo con un bebé y demás actividades y estudios que estoy haciendo.

 ¿Supone un reto aún mayor amamantar para una madre con Diabetes? Hay etapas como las crisis de crecimiento que pueden suponer un aumento de la demanda por parte del bebé. ¿Ha supuesto esto algún problema en el control de la enfermedad?

Al principio es un poco locura, la lactancia a demanda supone que tienes que estar disponible las 24 horas del día pero nosotros necesitamos tener un control con las comidas y con los horarios, por lo que al principio me suponía comer rápido y mal y sin tiempo ni para sentarme, y aquí entra el papel importante de la pareja, el entretener al niño mientras comes y te regulas, entender que necesitamos tener un control es muy importante.

Al final, según el niño va creciendo es muy complicada la lactancia a demanda, tienes que ir estableciendo horarios, ya no sólo por la diabetes sino por la vuelta al trabajo y por tener un cierto orden en tu vida y poder descansar, que es básico.

La crisis de crecimiento que más hemos notado ha sido la de los 3 meses, y era estar casi todo el día en el pecho y estar yo comiendo más a menudo, y mirándome la glucosa en sangre cada dos por tres, pero a día de hoy no he notado más crisis y si me pide más de lo habitual se lo doy sin problemas, o se lo da el padre, ya que por las mañanas me tengo que sacar la leche antes de irme a trabajar pues no estoy en su desayuno.

 ¿Qué consejos claves darías a una madre con Diabetes en cada una de las etapas de las que hemos hablado (embarazo, lactancia, pos parto)?

La confianza con el equipo médico es muy importante, yo he preguntado mucho porque me interesaba saber qué cambios iba a sufrir mi cuerpo durante el embarazo y las consecuencias que pudiera tener, porque no nos engañemos, tenemos la posibilidad de ser madres pero es muy importante estar bien para el reto que se nos presenta a partir de ese momento. ¡Nada de búsquedas por Internet!

Otro punto muy importante es el control de la diabetes, conocer nuestra diabetes es básico porque mejor que nosotros no va a haber nadie que sepa cómo actúa. Por ejemplo, en el caso de los ingresos en los hospitales, generalmente nos desajustamos, nos ponen dietas que no tenemos que tener (quiero insistir y aprovecho esta oportunidad que me brindas, para hacer hincapié que no tenemos dieta, de hecho TENEMOS QUE COMER DE TODO, lo único que tenemos que controlar son las cantidades de lo que comemos y qué tipo de alimentos nos afectan más que otros en el control, en nuestro caso los hidratos de carbono).

Para mí la diabetes no supone una limitación, la limitación la creamos nosotros con nuestros miedos. Es cierto que es una enfermedad crónica que desgasta mucho pues son 24 horas al día los 365 días al año, sobre todo psicológicamente, pero no nos impide disfrutar ni vivir ni conseguir retos como el resto de las personas que no tienen diabetes.

Entrevista a Melissa (Nutrikids). Parte II

Melissa nos explicaba sus inicios como Dietista-Nutricionista y en RRSS en la primera parte de esta entrevista. En esta segunda parte, trataremos con ella temas como la obesidad infantil  o su opinión acerca de los conflictos de interés con la industria alimentaria.


#SanidadDesnutrida, más de un 30% de prevalencia de obesidad infantil, bajas tasas de lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses, etc. Hagamos un poco de autocrítica, ¿qué estamos haciendo mal? ¿o qué no estamos haciendo?

Como en estos temas intervienen muchos factores (políticas y programas que realmente contribuyan a fomentar y promover buenas prácticas como permisos de maternidad más amplios, incluir DN en sanidad, etc.) resulta muy complicado que podamos lograr una mejoría sólo con nuestro trabajo. Sin embargo, creo que somos muy necesarios y que cada acción en pro de alcanzar esta meta podrá sumar.

Pero como colectivo creo que también tenemos bastante trabajo por delante. Creo que tenemos que seguir difundiendo y alzando nuestras voces para que se escuche nuestro mensaje, para lo que primero tendremos que estar actualizados (por favor) para no seguir extendiendo viejos mitos; que tenemos que ser más solidarios entre nosotros y que tenemos que fomentar los debates y encuentros en los que podamos intercambiar opiniones y llegar a consensos que nos permitan a todos avanzar.

Creo que también hay que involucrarse en los movimientos que consideremos que puedan aportar como los colegios profesionales, los grupos de especialización o iniciativas como DSP, porque en muchos de los proyectos que se quieren llevar a cabo no hay suficiente participación y eso podría limitar su actuación.

Algunos profesionales sanitarios, entre ellos Dietistas-Nutricionistas, son a menudo acusados de tener conflictos de interés con la industria alimentaria o farmacéutica ¿has trabajado o trabajarías para alguna marca?

No he trabajado directamente para la industria alimentaria ni farmacéutica, pero en uno de mis trabajos en Venezuela, como Nutricionista en la Fundación Bengoa para la Alimentación y Nutrición, colaboraba en el desarrollo de proyectos de nutrición comunitaria que formaban parte de la ley de responsabilidad social de empresas como Nestlé y, aunque en muchas ocasiones era complicado llegar a acuerdos, generalmente se lograba trabajar dando prioridad a lo que debía ser prioritario: una adecuada educación nutricional de la población. Debo comentar en este aspecto que mi percepción de la industria alimentaria en España se ha vuelto más negativa puesto que siento que la publicidad es más agresiva aquí y que las colaboraciones con las sociedades científicas o los conflictos de intereses están por doquier, complicando nuestra labor. No creo que trabajaría con alguna marca en este entorno, pero si nos dieran la oportunidad de cambiar las cosas desde adentro creo que sería un buen punto de partida, solo que en mi corta experiencia, cuando me han comentado que colabore en este u otro blog que avala bollería o alimentos procesados y he comentado lo contradictorio que sería, la que ha tenido que irse he sido yo. Por lo que no creo que esto podría ocurrir con facilidad, especialmente también porque la industria cuenta con los recursos mientras que nosotros solemos contar con nuestra buena voluntad.

Sabemos que eres un alma inquieta, ¿cuáles son tus próximos proyectos profesionales? ¿Y personales (que podamos conocer)?

Uy sí, quiero hacer tantas cosas jajaja…En lo profesional en 2017 quiero seguir creciendo, especialmente en el mundo 2.0, para lo que continuaré trabajando, creando materiales, quiero rescatar la creación de videos a través de youtube, crear formación para familias en conjunto con otros profesionales, volver a las redes sociales más frecuentemente, tener todo centralizado en la web y poder seguir con mis consultas que es una de las actividades que más disfruto. En lo personal, espero ver nuevamente a mi familia pronto y creemos que 2017 tal vez sea el año para dar el paso y que la familia crezca. Claro, estoy consciente de que una cosa son los planes que tracemos y otra lo que la vida nos tiene preparado, así que seguiremos disfrutando de cada momento y ya tocará hacer balance más adelante.

Muchas gracias Melissa por inaugurar esta sección de La Entrevista a profesionales y por dedicarme parte de tu tiempo. ¡Te deseo mucho éxito en tus nuevos proyectos!

Gracias a ti Iria, por esta invitación y por tener la oportunidad de conocerte y, como te digo siempre, de aprender de ti. Te deseo toda la suerte del mundo en tus proyectos y para lo que necesites, cuenta conmigo.


 

Entrevista a Melissa (Nutrikids). Parte I

Estreno de la sección de La Entrevista a profesionales con Melissa Gómez, Dietista-Nutricionista especializada en nutrición clínica en pediatría y creadora de Nutrikids. Sus conocimientos y experiencia se ven reflejados en cada post o webinar que he tenido la oportunidad de visualizar; su entusiasmo, sin duda, hace que quieras escucharla durante horas.

Para mí es un gran honor que me haya concedido esta entrevista, que aunque ya hace algún tiempo que tuvo lugar, hoy al fin ve la luz.


¿Recuerdas ese momento en que decidiste estudiar Nutrición? ¿Cuáles eran tus expectativas? ¿Se han cumplido?

Lo tenía bastante claro desde que estaba en los últimos años de instituto porque sabía que quería dedicarme a una profesión sanitaria y cuando leí acerca del trabajo del Nutricionista sentí que se adaptaba a lo que buscaba: apoyar a las personas a lograr una mejor salud al mismo tiempo que aprovechaba mis capacidades para comunicar y me desempeñaba en un trabajo dinámico y cambiante (siempre he sido muy extrovertida y no me imagino en un trabajo en el que no tuviera mucho contacto con personas).

Mis principales expectativas eran: 1) Tener la oportunidad de ayudar a las personas que sí que siento que se ha cumplido, aunque espero continuar haciéndolo y, 2) Vivir de aquello que me gusta hacer. Esta última ha sido más complicada y se ha cubierto por momentos o de forma intermitente, pero me sigo sintiendo muy afortunada por poder dedicarme a mi verdadera pasión.

Has podido ejercer como nutricionista en diferentes países ¿qué diferencias has observado en consulta pediátrica entre Venezuela y España? ¿Y en cuanto a intervenciones comunitarias?

Esta ha sido una de las experiencias que más agradezco porque me ha permitido ver las cosas desde otra perspectiva, enfrentarme a otros problemas, conocer otra forma de hacer las cosas. Venezuela está atravesando un momento terrible y es difícil aceptar que el país en el que crecimos ya no existe y que muchas de las cosas que extrañamos también las extrañan quienes siguen allí. Pero, a pesar de todo esto, nuestra profesión se encuentra más reconocida allí, también contribuye el hecho de que la carrera solo se imparte en 3 universidades que surten a todo el país por lo que no suele resultar complicado encontrar una salida laboral, ya sea en un centro de salud, en consulta privada o en algún otro ámbito.

En cuanto a las diferencias en ejercer la nutrición en pediatría rescataría la presencia de nutricionistas en hospitales y equipos de salud (los pediatras suelen referirnos muchos más pacientes y trabajar de la mano con nosotros en la mayoría de los casos) y el posicionamiento del nutricionista como el profesional al cual acudir cuando surgen dudas de nutrición (aunque esto se ha perdido un poco con el boom de las redes sociales). Por esto muchas veces comento que conocer esta forma de trabajo me ha permitido saber que es posible y confiar en que llegará a instaurarse en España tarde o temprano (esperemos que temprano). En cuanto a las intervenciones comunitarias, en mis años de práctica en Venezuela, solían estar más enfocadas a la prevención de la desnutrición infantil o de la anemia por deficiencia de hierro, mientras que en España las estrategias se centran más en la problemática de la obesidad infantil.

¿Cuándo decides emprender en redes sociales a través de Nutrikids? ¿Qué mensaje quieres lanzar?

La verdad es que cuando comencé a publicar en @nutrikids (Instagram fue mi primera red social) no lo medité demasiado ni me tracé un plan de comunicación, lo que seguramente hubiese sido recomendable jajaja. Me sentía muy frustrada por la situación laboral en España y porque nadie era capaz de darme una oportunidad para poder utilizar los conocimientos que tanto me había esforzado por adquirir, por lo que pensé que a través de este canal podría ir compartiendo aquello que había aprendido, las cosas que me motivan o que me parece que merece la pena contar, y la aceptación fue muy buena por lo que seguí publicando con frecuencia e incursioné en otras redes como Facebook o twitter (que es la que menos me gusta). Esto fue abriéndome las puertas a muchísimas cosas buenas: colaboraciones con otras personas, proyectos geniales, el inicio de la consulta online, y todo lo que continúa ocurriendo.

Vemos que la web está actualmente en mantenimiento… ¿Qué novedades podremos encontrar en 2017?

Quiero poner tantas cosas y soy tan propensa a controlar cada paso de lo que hago que no lo doy por terminado, pero si algo he aprendido en este proceso que ha sido Nutrikids es que hay que seguir avanzando. A veces cuando planeamos un proyecto queremos hacerlo tan bien que pasan las semanas y no lo damos por hecho porque siempre sentimos que falta algo y el momento oportuno deja de serlo, así que mi consejo suele ser “lánzate”, sobre la marcha podremos seguir aprendiendo y mejorando. Por eso ya pronto volverá a estar disponible la web (me dejo parte del proyecto para más adelante) y aunque rescato cosas que ya tenía en la pasada versión, como los artículos del blog o contar un poco sobre el trabajo de nutrikids, espero que esta nueva versión sea una mejor ventana a todos los proyectos en los que me pueden encontrar actualmente y todas las colaboraciones con profesionales que quiero potenciar.

También quiero incluir más recetas y recursos para familias y para compañeros.

En RRSS y en los cursos que realizas, insistes mucho en la importancia del trabajo del equipo multidisciplinar. ¿Con qué otros profesionales deberíamos contar los Dietistas- Nutricionistas? ¿Por qué crees que no siempre se hace?

El trabajo en equipo es mi forma de trabajo preferida y cuando he tenido la oportunidad de hacerlo el resultado ha sido mucho más enriquecedor.

Creo que para nuestro trabajo el apoyo del psicólogo es fundamental, también incluiría a los licenciados en actividad física y deporte o entrenadores personales, al equipo médico, personal de enfermería y según la edad del paciente, podríamos contar también con otros especialistas. En pediatría serán de mucha importancia también los logopedas, odontopediatras, consejeras de lactancia, fisioterapeutas, entre otros.

No sé si no se trabaja tanto de este modo porque se desconoce la labor de cada profesional, porque se cree que será mucho más complicado o porque hay muchas personas que prefieren hacerlo todo solas (motivo por el que se prescinde tantas veces del DN) pero me gustaría ver que cada día se reconozca más que cada quién, desde su profesión, puede aportar para ofrecer un mejor tratamiento global a la población.

Las batas que utilizas en consulta son tu sello personal. ¿Cómo se te ocurrió? ¿Crees fundamental que el profesional sanitario adapte su imagen al tipo de pacientes que tenga en consulta?

Esta es una costumbre que traigo conmigo de Venezuela porque allí teníamos la posibilidad de ir a la universidad uniformados con una bata azul marino y me parecía la mejor idea del mundo. Siempre me ha encantado dormir así que eso me permitía dormir 5 minutos más porque no tenía que pensar en qué me pondría jajaja, me ponía mi bata y a estudiar. Tras graduarme lo mantuve y lo adapté a pediatría al especializarme, me servía para iniciar una conversación con los peques o acercarme a ellos de forma más amable. Tal vez en la consulta con adultos no tenga mucha importancia la vestimenta, pero siento que, en niños, en personas mayores o en determinados servicios hospitalarios, todo aquello que pueda aportar un toque de alegría o de mostrarnos accesibles puede ser de apoyo para hacer sentir mejor a la persona con la que estaremos trabajando.


En la segunda parte de la entrevista podréis saber más sobre Melissa y su opinión acerca de algunos aspectos de la alimentación y nutrición infantil.

De bisabuelas y métodos “modernos” va la cosa

Nosotros podemos tener muy claro lo que queremos: que nuestro hijo coma solo, con sus manos, cuándo y cuánto quiera, así como que el alimento no se triture.


Pero, ¿nuestros familiares lo tienen tan claro? En muchas ocasiones, hay padres que deciden hacer BLW mixto, porque los cuidadores o familiares que se quedan a cargo de sus bebés no se atreven a probar este método.

Os cuento mi experiencia al respecto. Hace poco mi hija tuvo la oportunidad de conocer a su bisabuela. Muy segura de la decisión que he tomado y teniendo en cuenta que iba a estar en las comidas con la niña, decidí seguir con el método ante su mirada atónita. Sentí al principio como su cara se tornaba seria y mostraba preocupación ante tal situación. Pero también pude ver cómo cada vez disfrutaba más viendo comer a mi hija.


Decidí hacerle una pequeña entrevista y estrenar así esta sección para preguntarle cómo había vivido esta experiencia.

– Cuéntame abuela, ¿qué pensaste cuando viste a la niña comer?
– Cuando vi a la niña comer como comía, era algo increíble; yo pensé que se iba a atragantar. Estaba intranquila. Eso al principio. Pero pasando los días, ya estaba más tranquila. Y pensaba “ay, ¡esta niña sabe comer sola!” Tiene una habilidad cogiendo la comida y poniéndola en la boca y volviendo a coger otro trozo… Es que si no lo ves, no lo crees. Me encantó verla comer así.


– ¿Y cuándo tenía alguna arcada que parecía que podía atragantarse?
– Sí, eso me preocupaba mucho pero luego veía que no le pasaba nada. Mira que yo desde joven cuidé niños y nunca había visto algo así…


– ¿Y crees que puede ser bueno que coma así en lugar de triturado?
– A ver, yo al principio no estaba de acuerdo, porque yo pensaba que mejor triturado o chafado, pero ahora pienso. pues puede ser… ¿Le has quitado alguna foto?


– ¡Sí! Y vídeos para que otras personas también lo puedan ver.
– Ay ¡sí! .Porque eso es digno de ver y que ella pueda verlo de mayor también. Eso es algo maravilloso.

Puedes ver mis consejos en la siguiente imagen:


¿Me contáis vuestra experiencia?